Geoplano: Aprende matemática jugando

Las matemáticas pueden ser muy divertidas si les proponemos a los niños material manipulativo para entenderlas experimentando y más si ese material lo tienen que fabricar ellos mismos.

Cómo hacer un geoplano

Un geoplano tipo está basado en un tablero cuadrado con salientes (clavos) equidistantes entre sí formando una cuadrícula. Así que para hacer un geoplano necesitarás:

  • Tablero cuadrado (nosotros lo hicimos con uno de madera de 20 x 20 cm.)

  • Clavos (tantos como puntos de la cuadrícula haya. En nuestro caso hicimos una cuadrícula de 12 x 12= 144 clavos). Para que les sea más seguro trabajar con clavos, buscar aquellos que tengan una cabeza grande.

  • Hoja cuadriculada (o una hoja en blanco donde hacer la cuadrícula).

  • Lápiz.

  • Martillo.

  • Gomas elásticas y/o cuerda.

Los clavos se deben clavar correctamente en la posición marcada en la cuadrícula y que estén perpendiculares al tablero. Así garantizamos una cuadrícula equidistante.

¿Qué aprenden al construir un geoplano?

Aparte de resultarles una actividad entretenida utilizando un material que pocas veces tienen a mano, al hacer el geoplano, ya sea con nuestra ayuda o guía, ya están poniendo en práctica algunos conceptos matemáticos y habilidades como:

  • Geometría. Al tener que analizar la forma del tablero y mantener la perpendicularidad de los clavos.

  • Medir. Debe de saber cuánto mide el tablero para saber cuál cuadrícula hacer.

  • Sumar. Contar en el papel cuadriculado cuántos cuadraditos caben en cada unidad de la cuadrícula.

  • Dividir. Ver cuántos clavos irán en cada cuadrícula.

  • Equidistancias, al crear una cuadrícula y fijarla al tablero.

  • Psicomotricidad fina. Al tener que manipular y sujetar un clavo pequeño.

  • Coordinación óculo-mano. Martillar conlleva una concentración y habilidad manual.

  • Paciencia. Al tener que clavar tanta cantidad de clavos!

¿Cómo utilizar un geoplano?

El geoplano es tan simple de utilizar como poner gomas elásticas o hilo alrededor de los clavos estirándolas hasta el clavo donde queramos fijar el otro extremo. La ventaja que tiene este tipo de material (sobre todo si usas gomas elásticas) es que puedes montar y desmontar figuras sin problemas y sin ayuda; invitando al niño a seguir explorando nuevas combinaciones.

¿Qué aprendemos con el geoplano?

Podemos decir que se pueden aprender diferentes cosas dependiendo de la edad del niño (aproximada) y el objetivo final.

Para niños de 3 a 7 años.

En estas edades la geometría no se debería de estudiar sino de experimentar. Y una forma de experimentarla es dejando volar la creatividad. Es decir, dejando que el niño libremente explore su entorno. Y si se encuentra con un geoplano, que explore con las posibilidades de las gomas y la cuadrícula pero sin un fin específico.

Quizás descubra:

  • Polígonos básicos.

  • Formas compuestas por diferentes tipos de polígonos.

  • Reversibilidad de la forma y el pensamiento (al poder cambiarla y volverla a poner en su posición inicial).

  • Comparar diferentes formas, tamaños y longitudes.

  • Medir tamaños de polígonos (contando cuadrículas).

  • Movimientos del plano, (al girar el geoplano descubren otras composiciones y/o formas).

Para niños de +7 años

Además de lo anterior también podrían:

  • Crear polígonos complejos.

  • Clasificar polígonos y ver qué tipo de clasificación hacen (por: lado, ángulo, simetría, longitud de sus lados, …).

  • Reconocer los elementos básicos de los polígonos: vértice, lado o cara y ángulo.

  • Tipologías de líneas.

  • Tipologías de ángulos.

  • Simetría.

  • Perímetros.

  • Áreas.

  • Resolver problemas matemáticos.

Texto de: rejuega.com