Rutina y Organización de Actividades

Primeramente, una rutina es la organización de actividades establecidas de forma sistemática que se practica regularmente teniendo en cuenta un horario. Los niños que desarrollan sus actividades diarias a través de rutinas son, a largo plazo, personas más organizadas que administran mejor su tiempo, y tendrían mayor oportunidad de ser adultos exitosos.

Rutina vs monotonía

Es imprescindible marcar la diferencia entre rutina y monotonía porque la línea es muy delgada. Crear una rutina no quiere decir que nuestros hijos deben hacer todos los días lo mismo de forma monótona y aburrida; la monotonía se adueña de la rutina cuando dejamos a un lado el arte de ser creativos, y la creatividad es la chispa que impulsa a nuestros hijos a animarse a la acción y no ir arrastrados por la corriente.

Por ejemplo, en su rutina puede estar que a las 8:00 pm contamos un cuento y dormimos, si todos los días contamos el mismo cuento con el mismo libro antiguo no generamos ninguna expectativa en ellos sobre esa actividad.

Podemos valernos de diferentes estrategias para acompañar el cuento sin necesidad de comprar un libro nuevo cada semana. Si alternamos los libros con títeres, por ejemplo, ganamos la oportunidad de variar bastante, ya que un mismo títere puede contar miles de historias y ni siquiera tenemos que inventarlas pues en internet conseguimos muchas opciones de cuentos cortos para niños según la edad y tema. Si sentimos la necesidad de hablar un tema en específico, como las mentiras, o reforzar valores como la honestidad, el compañerismo, entre otros, esta estrategia nos puede ayudar mucho.

Confianza y motivación

El objetivo primordial de guiarnos a través de una rutina es organizar las actividades diarias de los pequeños de manera que éstos se sientan más confiados sobre qué sucederá luego de cada cosa y puedan apropiarse y comprometerse a realizarlas ya que al final de cuenta son “sus actividades”.

Cómo hacerlo

También te aconsejamos que si nunca has creado una rutina el paso #1 para lograrlo es hacer una lista de todas las actividades del día: Parque – Baño – Cepillarse los dientes- Comidas- Juego libre- Colegio. Si tu hijo es mayor a 3 años podrás empezar a armarla con él. Una estrategia que resulta muy útil es tomarle fotos haciendo cada actividad para luego organizarla juntos. Debe estar visible en algún cartel en un lugar que sea de fácil acceso para que pueda recurrir a ella cuando necesite recordar alguna tarea.

Éstos son algunos consejos básicos para la creación de rutinas, sin embargo la aplicación de ellos varía según cada grupo familiar y sus circunstancias.