SUMEMOS AUTOESTIMA

¿Sabías que la autoestima de los niños la puedes medir haciendo una operación matemática? Sí, una forma fácil de conocer el nivel de autoestima es realizando una “resta” entre el “Self Ideal” del niño (o sea, las características físicas, intelectuales, emocionales y sociales que el niño desearía poseer) y su “Auto-imagen” (las características que él ve en sí mismo). El resultado de esta “resta” pueden ser muchos o pocos ítems, y entre menor sea la diferencia, mejor es la autoestima. Es decir, si Miguelito considera que es inteligente, tiene buenos amigos, tiene mucha creatividad, le va bien académicamente y tiene padres que le aman y respetan (Auto-Imagen) versus su deseo de ser popular (Self Ideal), entonces Miguelito, aunque no lo tenga todo, tiene muy buena autoestima. Por el contrario, si Miguelito no conoce sus cualidades, no valora las buenas relaciones que tiene y le da más peso a aquello que no posee, entonces hay que trabajar su autoestima para fortalecerla.

¿Por qué la autoestima es importante? Porque esta tiene un impacto directo en nuestras relaciones, nuestras decisiones y nuestra salud mental. Por ejemplo, con una buena autoestima sabemos que merecemos ser respetados. Si no sentimos que merecemos respeto, se nos complica ponerle freno al irrespeto de otros. También, con buena autoestima podemos sentirnos orgullosos de nosotros mismos aunque cometamos errores. Y por último, con buena autoestima no necesitamos compararnos con otras personas.

¿Qué puedo hacer para fortalecer la autoestima de los niños?

  1. Menciona las cualidades y actitudes que te gustan de los niños con mayor frecuencia que las que no te gustan, para que sepan que aunque no son perfectos, tienen más cosas buenas y que estas se notan.

  2. Cuídalos para que sepan que merecen ser cuidados.

  3. Permíteles tomar decisiones apropiadas para sus edades, para que sepan que confías en ellos y que su opinión importa.

  4. Cuando ganen o pierdan, celebra el esfuerzo que hicieron y no el resultado.

  5. Cuando se equivoquen, ayúdalos a pensar en lo que aprendieron, para que se sientan más fuertes la próxima vez.

¿Qué errores se cometen sin querer (y muchas veces con buena intención) que bajan la autoestima de los niños?

  1. Compararlos con otros para que sean mejores.

  2. No apreciar que sacaron 4.0, sino que nos enfocamos en que no ganaron 5.0

  3. Discutir sus defectos sin discreción con otras personas. Ejemplo: son malos, groseros, maleducados, egoístas, etc.

  4. Hacerle las tareas porque ellos se demoran o las hacen feas.

  5. Pensar que mis fallas e inseguridades son las mismas que ellos sufren.

Lo importante es saber que la autoestima de los niños viene de nosotros, sus padres y maestros, y que tenemos el poder de ayudarlos a construirla o derrumbarla. De ahí la importancia de tener información para no cometer errores por accidente.

Gracias a Mgtr. Solymar Dolande De Mejía. Psicóloga de Fundación Relaciones Sanas