¡Mi hijo va al colegio!

Regresar a clases luego de un largo periodo de vacaciones suele ser un evento importante para los niños. Los pequeños experimentan diferentes desafíos cada año, pues a medida que crecen este representa un aprendizaje mayor.

Además existen factores estresantes que podrían afectar la vuelta al colegio, que puede originar en los niños algunas manifestaciones físicas como malestar estomacal, dolor de cabeza y hasta nauseas. Des estos síntomas comúnmente surge la pregunta ¿Realmente se siente mal o sólo me quiere manipular? Viéndolo desde esta perspectiva lo más importante es saber que estas manifestaciones en la mayoría de los casos son producidas por el “miedo”.

Cuando el niño asiste por primera vez puede haber mucha ansiedad porque no tiene un concepto fundamentado de lo que es “Ir a la escuela”, se preguntara ¿por qué lo dejan en ese lugar? y puede llegar a sentir una sensación de abandono por sus padres, le costara un poco adaptarse a este nuevo entorno dependiendo de qué tan agradable sea para él la nueva experiencia.

Para acompañar positivamente el inicio escolar es recomendable hacer lo siguiente:

•Involucrar previamente al niño para el inicio escolar practicando actividades como: compra de uniformes, seleccionar y preparar el material a utilizar cuadernos, bolsos o cartucheras.

•Mostrar una actitud serena durante la despedida en la escuela, brinda confianza y apoyo emocional.

•Llevarlo a conocer la escuela y explicarle con detalle cómo será el proceso.

•Días previos al inicio retomar o iniciar el horario escolar.

•Escoger un lugar en su habitación destinado a los artículos escolares, así como un horario de clases visible para los más grandes y organizar las horas de tareas en casa.

•Conversar sobre los nuevos retos escolares, para brindarle herramientas que lo aproximen a la meta evitando críticas o juicios sobre posibles temores.

Sobre todo en chicos más grandes, establecer una buena conversación sobre los objetivos escolares es fundamental.