Los 10 Mandamientos de la Educación con Amor

«Los 10 Mandamientos de la Educación con Amor»

La Educación con amor, es uno de los términos que se están empleando para captar la atención de padres, docentes y cuidadores que se encuentran en la búsqueda por mejorar los modelos educativos existentes. Por lo cual hemos diseñado diez mandamientos, para trata de dar una visión amplia y eficiente de cómo educar a los hijos en estos tiempos, convirtiendo ésta aventura en una experiencia emocionante, satisfactoria y altamente enriquecedora. Basándonos en los principios de la Disciplina Positiva.

Mandamiento #1 Amarás a tu hijo sobre todas las Circunstancias.

«Tu amor es el mayor alimento que necesito».

Para decir que «educamos con amor» tenemos que dar amor… Cuídate de las Circunstancias abrumadoras y estresantes que se nos presentan a diario y que te pueden hacer dar una respuesta no tan amorosa; Seamos más cariñosos y demostremos que nada tiene de extraño expresar afecto hacia otras personas.

Mandamiento #2 No gritarás.

«Respeto menos cuando me gritas, me enseñas a gritar y yo no quisiera gritar».

Educamos con el ejemplo, así que debemos cuidar nuestros canales comunicativos. Un hogar donde exista armonía y serenidad comunicativa utilizando un tono de voz adecuado será un ambiente propicio para criar niños felices.

Mandamiento #3 No me ordenarás.

«Si me pides las cosas cordialmente en lugar de ordenar, me permitirías hacerlo con mayor agrado».

Cuando damos una orden, estamos dejando saber a nuestros hijos que sólo hay una opción y que es nuestra decisión autoritaria, lo cual produce en ellos sentimientos de rebeldía y oposición.
Nuestra misión es explicarles por qué deben hacer algo y pedirlo amablemente, recuerda que respeto es la base de vuestra educación.

Mandamiento#4 Mantén la coherencia.

«Eres un espejo en el que cada día puedo mirarme, deja de moverte para poder dibujarme «.

Mantenerse en la coherencia es ser consecuentes y claros con los mensajes que emitimos a nuestros hijos y estar seguros de que eso que decimos acompaña realmente lo que pensamos y hacemos. Además, cuando cumplimos nuestras promesas demostramos el valor de la palabra: ¡Hoy llegaré temprano a buscarte! (si lo dices, realmente haz todo lo que este a tu alcance por cumplirlo y si no lo puedes cumplir explica tus razones empáticamente). Sólo así tu hijo sabrá lo importante que es cumplir lo prometido.

Mandamiento#5 No me compararás.

«Especialmente con mi hermano, al compararme me demuestras que no soy capaz y sé que soy capaz».

Las comparaciones entre hermanos son especialmente negativas, por ejemplo: esas exclamaciones de ¡cuando, tu hermano tenía tal edad ya hacía ésto! Recordemos que cada individuo tiene un ritmo de aprendizaje diferente y un estilo distinto, por lo que emitir ese tipo de juicios, fomentan la rivalidad y la lucha por el poder entre ellos.

Mandamiento #6 Reconocerás tus errores.

«Saber que tú también te equivocas me ayuda a afrontar mis propios errores mucho mejor».

Demostrarles a nuestros hijos que igual que ellos nos equivocamos algunas veces y que reconocerlo es el primer paso para aprender de ellos, es un ejemplo esencial para su crianza, además fortalece la comunicación y es ideal para la solución de conflictos tan característicos en su adolescencia.

Mandamiento #7 Demostrarás tu amor.

«Bésame y abrázame déjame conocer tu amor».

Para nuestros niños es muy importante demostrarles nuestros sentimientos. Decirles «Te Queremos» es un mensaje que aprenden a valorar, Además los ayuda a expresar sus propios sentimientos y a formular sus propias apreciaciones.

Mandamiento #8 Te Divertirás.

«No pases tanto tiempo corrigiéndome, aprendo más si jugamos juntos».

¿Estamos disfrutando el papel de padres? Pensar solo en corregir nos agota y no deja espacio para la diversión, seamos más espontáneos y disfrutemos cada momento al máximo. Recordemos que no serán niños toda la vida.

Mandamiento #9 Respetarás su individualidad.

«Déjame crecer, déjame crear, vine a experimentar mi propia Vida»

Debemos respetar el desarrollo natural de nuestros hijos, así como sus intereses, gustos y preferencias, ya que, son seres únicos e individuales en éste mundo. Es natural que como padres intentemos decidir por ellos basándonos en nuestras experiencias y conceptos de lo bueno y lo malo. Pero la esencia de cada ser se alimenta a partir de sus propias experiencias y no las de otros. Fuimos escogidos como sus padres para guiarlos, educarlos y sobre todo darles amor pero no debemos olvidar el respeto hacia su propia vida.

Mandamiento #10 Tomarás tiempo libre.

«Dedícate tiempo, ámate así como me amas a mí».

Evaluemos el tiempo que pasamos juntos y a solas como pareja (Mamá-Papá). A pesar de la infinidad de tareas, responsabilidades y actividades que tengas. Es de vital importancia que apartes un espacio de tiempo para compartir con tu pareja, sin los niños, sin la familia, sin los amigos, sin ninguna clase de distracción, ese momento donde solo sean los dos. Éste tiempo será el principal oxigenante para la Familia, así como el tiempo que dispones para tu autocuidado.